Salud

Inicio>Salud

La vitamina que nos falta

A la vitamina D se le conoce como ‘la vitamina del sol’, debido a que su producción (entre un 80 y 90%) se activa y estimula únicamente con la exposición solar. Otra característica particular de ella es que tras su reacción fotosintética la sustancia resultante debe realizar dos transformaciones más: primero en el hígado y luego en el riñón, para convertirse en la sustancia biológicamente activa que utilizamos.

No todo lo que brilla

Para el dermatólogo y director de Clínica Klein & Klein, Rodolfo Klein, el uso del oro forma parte de la medicina antroposófica. -Se usó hace algún tiempo para tratar enfermedades. En teoría sus resultados son positivos, pero sus efectos colaterales a nivel hepático son muy severos, por lo que se ha abandonado casi totalmente. Estos tratamientos se consideran alternativos, porque no hay estudios científicos que los avalen'', asegura. Con relación a las mascarillas faciales, advierte que pueden provocar dermatitis alérgica, por lo que no están recomendadas para personas con piel sensible.

Bacterias que rejuvenecen

'Los probióticos en crema aún están en su fase inicial, pero ayudarían a recuperar el equilibrio perdido por factores como el daño generado por el sol, el ambiente, los años, los medicamentos, las enfermedades, la limpieza excesiva y sobre todo los jabones desinfectantes', explica el dermatólogo de la Clínica Klein & Klein Rodolfo Klein. De hecho, muchos de los productos que se usan para la limpieza de la piel son tan agresivos que alteran su pH y barren con la flora protectora que a la larga previene inflamaciones.

Tu piel pide agua

El doctor Rodolfo Klein, dermatólogo, lo confirma: "En el invierno la sequedad de los ambientes por la calefacción provoca resequedad de la piel, y los alimentos calientes ayudan a una evaporación mayor de agua, pero también debemos considerar el frío y el viento. Estos últimos provocan una vasoconstricción de los capilares de la cara y manos principalmente, y nos produce una mayor resequedad". ¿Cuáles son las pieles que requieren más atención? "Las que de por sí son deshidratadas, que tienen rosácea, la de las personas que trabajan mucho al aire libre o en oficinas muy calefaccionadas. Y también las de aquellos que se lavan mucho la cara con jabones no adecuados", advierte el doctor Klein.

Guapos y sanos a toda edad

"Los hombres de esta edad deben enfocarse en el consumo de antioxidantes presentes en las frutas y verduras, con el objetivo de tener una barrera de protección frente a tos procesos de oxidación que trae consigo el envejecimiento", recomienda la especialista en nutrición. En términos dermatológicos, los problemas que ya se veían a los 30 -arrugas incipientes y opacidad de la piel- se vuelven más evidentes pasados Los 40 años. "Las personas que realizan mucho deporte tienden a perder grasa, incluida la facial, y esto hace que sean más notorios la flacidez y el envejecimiento", cuenta et doctor Klein.

Es otoño y nuestro cabello lo sabe

"Usar horquillas o 'colets de goma' o hacerse peinados demasiado apretados puede ser malo para nuestro cabello al producir' tracción en el folículo-. "La tracción excesiva del cabello sí daña la raíz del pelo, incluso lo hace también el exceso de cepillado", afirma el dermatólogo Rodolfo Klein. "De hecho, existe un cuadro llamado 'ponytale syndrome' o el síndrome de la cola de caballo, en el cual por exceso de tracción de la misma se va cayendo el pelo de la zona", agrega el experto.